Autopoética

Mear es como escribir un buen poema. Al acabarlo, se siente un alivio inmenso, un alivio enorme que el cuerpo necesita imperiosamente. La poesía, que es subversiva, flexible como el chicle, tiene propiedades diuréticas; alivia porque es un magnífico tranquilizante sin prospecto. En dosis altas, crea adicción o alergias. Su capacidad subversiva o sus reacciones alérgicas nos permiten lanzar una mirada interpretativa, inquieta y oblícua sobre nuestro tiempo. Y seguir meando.

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies